Parker J. Palmer. “The Courage to Teach”. Jossey-Bass. S.Francisco. 1998.

Archivado en (Livros) por Pablo González Blasco en 01-11-1998

Tags: , ,

palmer_lgUn libro imprescindible para todos los que se aventuran a enseñar. Un libro para profesores que quieren comprometerse con algo que es una misión, vocación, no un empleo. O autor, Parker J. Pamer, PhD es claramente un outsider –no debe ser fácil integrarlo en las estructuras rígidas de las instituciones docentes- que se dedica a formar profesores y a escribir. Este libro es más que una colección de consejos, y se nota: son experiencia vivida y sobre la que mucho se ha reflexionado. Son 200 páginas de sabiduría, para leer en “slow motion”, anotando al margen las ideas que vienen -¡seguro que vienen!- relativas a  nuestro mundo y que las consideraciones del autor despiertan.

Aunque el libro no tiene desperdicio, si hubiera que destacar algunos capítulos, lo haría con 4 de ellos:

  • La introducción y el primer capítulo (The Heart of a Teacher), colocan la cuestión crucial al principio para que nadie se engañe con el libro, pensando que se trata de uno más de auto-ayuda. Comenta el autor que los profesores suelen preguntarse qué es lo que hay que enseñar (el contenido de la disciplina). Eso lo hacen todos: es una condición de sobrevivencia. Otros, muchos menos, piensan en el método: ¿cómo enseñar?. Otros, menos todavía, se atreven a pensar: ¿y a quien tengo yo que enseñar esto?. Y casi ninguno se formula la pregunta más importante: Al final ¿Quién enseña? Y concluye: Porque, queramos o no, enseñamos lo que somos. Enseñar bien no se reduce a técnicas, sino resulta de la identidad e integridad del profesor que enseña. El coraje de enseñar –título del libro- es tener el corazón abierto para ir más allá de lo convencional. A seguir desarrolla lo que sería identidad e integridad, y lo que pasa cuando el profesor “pierde el corazón” (no enseña con el corazón).
  • El segundo capítulo (A Culture of Fear) nos coloca delante del desafío de los nuevos paradigmas educacionales. Los miedos que nos ayudan a sobrevivir y los que nos paralizan. El miedo a perder la posición conquistada – a salir del área de confort- para entregarse a la misión de enseñar. Sin nuevos paradigmas, que implican arriesgarse, el diagnóstico de los estudiantes será mediocre, y la ayuda del profesor muy limitada. Aborda el tema de encontrarse con preguntas a las que no sabe responder, y eso le amenaza; en verdad, eso es educación: buscar juntos respuestas que construyen el conocimiento, del profesor y del alumno. Las responsabilidades que hay que dar al alumno, porque se asumen las propias. Los miedos de perder la popularidad. Los miedos determinan lo que aprendemos y lo que enseñamos.
  • El capítulo 6 (Learning in Community),  coloca el interesante tema de como ayudarse entre los pares.  Los profesores enseñamos “de puertas cerradas”, sin que nadie nos vea actuar, a no ser los alumnos. ¿Quién nos va a corregir y ayudar? Y cuando nos reunimos raramente hablamos de nosotros; hablamos de los alumnos, y sobre todo de los que dan problemas. El autor insiste: tenemos que hablar de nosotros, ayudarnos, exponer nuestras dudas, nuestros éxitos y fracasos abiertamente a nuestros pares.
  • El capítulo 7 (Divide no more) es una síntesis formidable de todo el libro. No se puede tener dos vidas: una como profesor, y otra privada. Somos, a todo  momento, ejemplo y transparencia. El tema de la identidad e integridad resurge aquí con  fuerza. Cuando la vida está dividida somos nosotros mismos los que, conscientemente o no, conspiramos contra nuestros ideales.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)